SAVALnet EC

https://www.savalnet.ec/cienciaymedicina/destacados/beneficios-de-la-inmersion-en-agua-durante-el-parto.html
28 Octubre 2020

Beneficios de la inmersión en agua durante el parto

Los nacimientos por inmersión durante la segunda etapa del parto muestran algunas ventajas neonatales respecto del parto tradicional.

Las opiniones del Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos y la Academia Americana de Pediatría indican que la inmersión en agua durante la primera la etapa del parto es segura para mujeres con embarazos de término y sin complicaciones, pudiendo otorgar alivio del dolor, reducción de la necesidad de analgésicos y trabajo de parto más corto. Sin embargo, estas declaraciones también identifican la ausencia de estudios bien diseñados para ayudar a determinar los riesgos y beneficios de la inmersión en el agua durante la segunda etapa del parto.

Dadas las dificultades para implementar ensayos, la principal fuente de información para evaluar la seguridad e identificar complicaciones han sido los estudios de observación y resúmenes de casos en diversos lugares. Las potenciales complicaciones en recién nacidos incluyen infecciones, dificultad respiratoria, asfixia, aspiración de agua, hiponatremia, problemas con la termorregulación neonatal, convulsiones y avulsión del cordón umbilical, las que pueden provocar aumento de los ingresos en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN). Muchos de los resultados identificados están relacionados con la aspiración de agua por parte del neonato, mientras que otros pueden relacionarse con los protocolos de limpieza y control de infecciones, siendo estas últimas la principal complicación para la madre. 

Los análisis de este tipo de nacimiento son insuficientes para abordar las complicaciones asociadas a la inmersión en la segunda etapa del parto por varias razones. Primero, en la mayoría de los nacimientos en agua existe falta de información sobre los protocolos. En segundo lugar, los estudios han tenido criterios de inclusión variados, con información limitada o nula sobre la exposición por inmersión en lo que se refiere a la etapa del nacimiento. Tercero, no existe una estratificación para identificar cómo los resultados varían según la etapa de inmersión.

La investigadora Sidebottom Abbey y su equipo se propusieron comparar los ingresos a UCIN o a unidades de cuidados especiales posteriores a partos de inmersión en agua respecto a los convencionales. De manera secundaria, analizaron diagnósticos neonatales adversos, infecciones maternas y laceraciones perineales. El estudio se llevó acabo usando datos de registros sanitarios electrónicos (2014-2018) de dos sistemas de salud (ocho hospitales), con una elegibilidad clínica similar, asociada a bajos riesgos de complicaciones en el parto y protocolos de aplicación en agua. El primer grupo incluía a 583 mujeres que pretendían concebir en agua. La inmersión fue registrada prospectivamente durante el parto. La población de comparación consideró mujeres que cumplían con los criterios clínicos de elegibilidad para el parto en el agua pero que no experimentaron la inmersión. Los casos de comparación fueron emparejados (1:1). 

Los resultados obtenidos indicaron que, de las mujeres con inmersión, el 34,1% experimentó solo la primera etapa, el 65,9% la inmersión en la segunda etapa, de las cuales el 12% abandonó durante la segunda etapa, y el 53,9% completó el parto en agua. Las admisiones en UCIN o en cuidados especiales fueron menores para las de la segunda etapa de inmersión en agua que los partos en el grupo de control. Las laceraciones fueron menores en el grupo de inmersión en la segunda etapa. Los ingresos y las laceraciones en la UCIN o en salas de cuidados especiales no fueron diferentes entre ambos grupos. En los partos por inmersión en agua de segunda etapa, las avulsiones del cordón se produjeron en el 0,8% de las mujeres frente a 0% en el grupo control. No se observaron diferencias entre grupos para las infecciones maternas y otros aspectos adversos.

Estos resultados llevaron al equipo de S. Abbey a concluir que los partos en hospitales con inmersión en agua en la segunda etapa tuvieron un menor riesgo de ingreso a UCIN o cuidados especiales y laceraciones perineales que los partos del grupo de control sin inmersión. 

Fuente bibliográfica

Obstet Gynecol 2020;136: 707–15

Ciencia y Medicina

Destacado Agenda de Eventos

LVI Congreso chileno de cardiología y cirugía cardiovascular 2020

03 Diciembre 2020

Está confirmada la participación de reconocidos especialistas chilenos y extranjeros.

...

Destacado Artículos Destacados

Actividad física matutina es beneficiosa contra el cáncer

23 Octubre 2020

El cronotipo y el horario en que practica deporte han mostrado ser influyentes en la disminución del cáncer de mama y próstata.

...

El valor de jugar en la niñez

09 Octubre 2020

Los juegos asociados al uso de la imaginación tienen beneficios cognitivos y sociales en niños y niñas.

...

Destacado Progresos Médicos

Biosíntesis de LPS revela ruta hacia nuevos antibióticos

02 Noviembre 2020

La inhibición de la retroalimentación se produce cuando el producto de una vía metabólica disminuye su propia producción al desencad...

Enfoque genómico para personalizar la oncoterapia

05 Octubre 2020

La complejidad genómica es un sello distintivo de muchos tipos de cáncer. Dentro de ésta, la identificación de alteraciones específi...