SAVALnet EC

https://www.savalnet.ec/cienciaymedicina/destacados/posar-una-sonrisa-puede-mejorar-el-estado-de-animo.html
27 Octubre 2022

Posar una sonrisa puede mejorar el estado de ánimo

La imitación facial y la tarea de acción facial voluntaria podrían amplificar e iniciar los sentimientos de felicidad. 

La hipótesis de la retroalimentación facial sugiere que las experiencias emocionales de los individuos están influidas por sus expresiones faciales. Por ejemplo, sonreír debería hacer que se sientan más felices y fruncir el ceño debería hacer que se sientan más tristes. Los investigadores sugieren que estos efectos surgen porque las expresiones faciales proporcionan una retroalimentación sensoriomotora que contribuye a la sensación de una emoción sirve como pista que los individuos utilizan para dar sentido influye en otras respuestas corporales relacionadas con la emoción o influye en el procesamiento de los estímulos. 

Esta cuestión forma parte de un antiguo debate entre los investigadores de psicología sobre si las expresiones faciales influyen en nuestra experiencia emocional, una idea conocida como la hipótesis de la retroalimentación facial. Una colaboración internacional de investigadores dirigida por el científico de Stanford Nicholas Coles encontró pruebas sólidas de que las sonrisas posadas pueden, de hecho, hacernos más felices. Si bien, el efecto no es lo suficientemente fuerte como para superar algo como la depresión, pero proporciona una visión útil de lo que son las emociones y de dónde vienen.

Los psicólogos aún no están seguros de los orígenes de esta parte central de la condición humana. Una de las teorías es que nuestra experiencia consciente de las emociones se basa en las sensaciones del cuerpo: la idea de que un latido rápido del corazón proporciona parte de la sensación que describimos como miedo, por ejemplo. La retroalimentación facial se ha citado a menudo como prueba de esta teoría, pero algunos experimentos recientes la han puesto en duda.

Cuando Coles realizó en 2019 un meta-análisis de estudios anteriores sobre el tema, que incluía una variedad de métodos diferentes, sus resultados parecían indicar que había al menos alguna evidencia que apoyaba la retroalimentación facial. Así que decidió intentar zanjar el asunto de una manera que convenciera tanto a los escépticos como a los creyentes. Organizó la Colaboración de las Muchas Sonrisas, un grupo que incluía a personas de ambos lados de la cuestión.

Los investigadores crearon un plan que incluía tres técnicas bien conocidas destinadas a animar a los participantes a activar sus músculos de la sonrisa. A un tercio de los participantes se les indicó que utilizaran el método del bolígrafo en la boca, a un tercio se les pidió que imitaran las expresiones faciales que se veían en las fotos de actores sonrientes, y al último tercio se le dieron instrucciones para que movieran las comisuras de los labios hacia las orejas y levantaran las mejillas utilizando sólo los músculos de la cara.

En cada grupo, la mitad de los participantes realizaron la tarea mientras veían imágenes alegres de cachorros, gatitos, flores y fuegos artificiales, y la otra mitad simplemente vio una pantalla en blanco. También vieron estos mismos tipos de imágenes (o la ausencia de ellas) mientras se les indicaba que utilizaran una expresión facial neutra.

Para disimular el objetivo de la prueba, los investigadores mezclaron otras pequeñas tareas físicas y pidieron a los participantes que resolvieran problemas matemáticos sencillos. Después de cada tarea, los participantes evaluaron su grado de felicidad.

La colaboración Many Smiles recogió datos de 3.878 participantes de 19 países. Tras analizarlos, los investigadores descubrieron un notable aumento de la felicidad cuando los participantes imitaban fotografías sonrientes o se acercaban la boca a las orejas.

Por ejemplo, el acto de sostener el bolígrafo puede requerir cierto grado de apretamiento de los dientes que no suele estar presente en una sonrisa genuina, lo que podría ser un factor de confusión. No obstante, las pruebas de las otras dos técnicas son claras y proporcionan un argumento convincente de que las emociones humanas están vinculadas de algún modo a los movimientos musculares u otras sensaciones físicas.

Hace casi 100 años que los investigadores empezaron a debatir si la actividad del sistema nervioso periférico es un mero subproducto de los procesos emocionales. En consonancia con las teorías que postulan que la actividad del sistema nervioso periférico influye en la experiencia emocional, los resultados actuales aportan pruebas sólidas de los efectos de retroalimentación facial. Con esta base reforzada, los futuros investigadores podrán centrar su atención en responder a nuevas preguntas sobre cuándo y por qué se producen estos efectos.

Fuente bibliográfica

DOI: 10.1038/s41562-022-01458-9.

Ciencia y Medicina

Destacado Agenda de Eventos

Congreso mundial de gastroenterología 2022

12 Diciembre 2022

Mantenerse al día con el mundo de la medicina que cambia rápidamente es fundamental para brindar la mejor atención posible a los pacie...

Destacado Artículos Destacados

Comer almendras mejora la salud intestinal

02 Noviembre 2022

El consumo de estas semillas puede influir en la familia Lachnospiraceae, y en aspectos del metabolismo bacteriano, en particular el buti...

Destacado Progresos Médicos

Las integrinas en acción

31 Octubre 2022

El Premio de Investigación Médica Básica Lasker de este año reconoce las contribuciones de los Dres. Richard Hynes, Erkki Ruoslahti y...

Marcador para la esclerosis lateral amiotrófica

17 Octubre 2022

Un estudio realizado por investigadores del Proyecto Cerebro Humano (HBP) ha identificado un predictor del resultado cl...