SAVALnet EC

https://www.savalnet.ec/mundo-medico/entrevistas/en-esta-pandemia-los-pediatras-debemos-tener-alto-ndice-de-sospecha.html
16 Agosto 2021

Dr. Raúl Bustos Betanzo:

“En esta pandemia los pediatras debemos tener alto índice de sospecha”

El síndrome multisistémico inflamatorio pediátrico es una afección potencialmente grave que necesita mayor estudio para guiar su manejo.

Durante abril de 2020 se conocieron una serie de casos de niños con una respuesta inflamatoria sistémica anormal, relacionada temporalmente con el SARS-CoV-2. Estos requirieron hospitalización e ingreso en la unidad de cuidados intensivos. 

Se trataba de un síndrome que compartía características con otras afecciones inflamatorias pediátricas, como la enfermedad de Kawasaki, sepsis y síndromes de activación de macrófagos y de shock tóxico por estafilococos y estreptococos.

A fines de 2020 el doctor Raúl Bustos, jefe de la Unidad de Paciente Crítico Pediátrico de Clínica Sanatorio Alemán, y quien ha participado como consejero editorial de la Revista Chilena de Pediatría, publicó sobre el Síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico asociado a SARS-CoV-2, más conocido como PIMS (por sus siglas en inglés) en la revista Pediatric Emergency Medicine Journal. 

En entrevista con SAVALnet comenta respecto a esta patología, el estudio realizado y las dudas que quedan por responder sobre su tratamiento y abordaje.

- Doctor, ¿qué es el PIMS y cómo se relaciona con el virus?

Es una enfermedad nueva cuyos primeros reportes aparecieron en abril de 2020 en Reino Unido, y que afecta principalmente a niños en edad escolar y adolescentes. Es una patología poco frecuente que tiene buen pronóstico cuando se trata precozmente. El retardo en su presentación, en relación con la curva pandémica (cuatro a seis semanas), la baja proporción de casos con PCR positivo y una alta con serología o anticuerpos positivos, sugiere que no es causada por invasión directa del virus, sino que este gatillaría una respuesta inmune inflamatoria exagerada en niños susceptibles.

- Usted participó en una revisión que incluyó 468 niños publicada en el Pediatric Emergency Medicine Journal…

Así es, la realizamos junto a colegas intensivistas de Santiago y Colombia. Dentro de lo que pudimos observar, todos los niños presentaron fiebre alta, malestar digestivo por medio de dolor abdominal, diarrea y vómitos, compromiso mucocutáneo y shock. El 80% que la presentan son previamente sanos, y aquellos con patología de base o enfermedades crónicas, tienen mayor riesgo de complicaciones y de fallecer. Por otra parte, el ingreso en la unidad de cuidados intensivos pediátricos fue frecuente, aunque la estancia hospitalaria fue inferior a una semana y la mortalidad baja. La mayoría de los pacientes recibieron inmunoglobulinas o esteroides, aunque el nivel de evidencia para ese tratamiento aún es escaso.

- ¿Cómo se están abordando estos casos en la UCI pediátrica?

La mayoría ingresa para monitoreo estricto y para recibir, en algunos casos, asistencia ventilatoria y soporte hemodinámico. El tratamiento consiste en la administración de antiinflamatorios fundamentalmente corticoides e inmunoglobulinas. En casos aislados se recurre a terapias biológicas. La estadía varía de breve a mediana y la sobrevida es mayor a 97%. En una serie de casos recientes del Hospital Roberto del Río de 26 niños hospitalizados en UCI, todos presentaron buena evolución, sin mortalidad.

- Existe evidencia de que podría existir compromiso cardíaco tras la recuperación...

Eso es correcto, estudios recientes así lo sugieren. Sin embargo, y afortunadamente, se trata de algo transitorio. Luego de un seguimiento, a las seis semanas de la enfermedad, se ha observado normalización completa de los exámenes cardiológicos.

- ¿Serán los niños eventualmente vacunados contra la COVID-19?

Los ensayos para la población pediátrica se están realizando y una vez que se tengan los resultados, sin duda se incorporarán a las campañas de inoculación.

- Usted comenta que el PIMS aún es bastante desconocido…

Todavía existen muchas preguntas sin resolver respecto a este nuevo síndrome: es potencialmente gatillado por una respuesta inmunológica alterada secundaria a la infección por SARS-CoV-2; cuáles son los biomarcadores y predictores de gravedad; hay una predisposición genética en la progresión hacia formas más severas; cuál es el tratamiento óptimo. Durante esta pandemia los pediatras debemos tener un alto índice de sospecha frente a esta nueva entidad clínica en niños con una infección probable o confirmada por SARS-CoV-2. Afortunadamente, a la luz de la literatura disponible, el diagnóstico y manejo precoz en UCI se acompañan de desenlaces favorables en el corto y largo plazo.

Por María Ignacia Meyerholz L.

Mundo Médico

Destacado Agenda de Eventos

III Conferencia internacional: “Desafíos clínicos y terapéuticos en psicosis”

12 Octubre 2021

Los temas de esta versión serán consideraciones psicosociales y herramientas psicoterapéuticas en psicosis temprana, así como nuevas ...

XXIV Congreso ecuatoriano de cardiología Cuenca 2021

14 Octubre 2021

Como es tradición la Sociedad Ecuatoriana de Cardiología desarrollará un nuevo encuentro anual, el que se realizará de forma telemát...