SAVALnet EC

https://www.savalnet.ec/mundo-medico/entrevistas/la-promocion-de-la-salud-preventiva-es-fundamental.html
29 Octubre 2018

Dr. Hugo Aucancela Vallejo:

“La promoción de la salud preventiva es fundamental”

Para el presidente de la Sociedad Ecuatoriana de Cardiología Núcleo Pichincha uno de los objetivos de la institución es llegar a tiempo con el mensaje de la prevención para, de esa forma, evitar o retardar el desarrollo de las enfermedades cardiovasculares.

Las enfermedades cardiovasculares (ECV) son catalogadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y Organización Panamericana de la Salud (OPS) como la principal causa de muerte a nivel mundial, asociada a factores que son prevenibles: obesidad, sedentarismo, hipertensión arterial, dislipidemias, diabetes, alcohol, tabaco y estilos de vida poco saludables.

Las ECV son las responsables de 17,5 millones de muertes por año en el planeta. En Ecuador tienen un índice de mortalidad del 21,6% en hombres; mientras que son más acentuadas en mujeres, con un 25,9% (OMS, 2010).

Según el informe de Panorama de la seguridad alimentaria y nutricional en América Latina y El Caribe (2017), la población ecuatoriana muestra un 13% de probabilidad de fallecer prematuramente –entre los 30 y 70 años- a causa de enfermedades no transmisibles (ENT), porcentaje menor al registrado siete años atrás, tendencia que evidencia que varios países que han trabajado para disminuir este riesgo. 

Para cumplir la meta establecida por la OMS/OPS, inferior al 5% para 2030, resulta fundamental apurar la implementación de acciones tendientes a reducir estas muertes prematuras. 

El doctor Hugo Aucancela Vallejo, presidente de la Sociedad Ecuatoriana de Cardiología (SEC) Núcleo Pichincha, se ha transformado en uno de los principales voceros de la importancia del manejo de los factores de riesgo cardiovasculares (FRCV), no sólo desde el punto de vista clínico, sino que también práctico.

- Doctor Aucancela, para comenzar, me gustaría que nos relatara, ¿cuándo nace la Sociedad Ecuatoriana de Cardiología?

La Sociedad Ecuatoriana de Cardiología fue fundada hace más de 50 años con base central en Quito. En la mayoría de los países, las Sociedades Médicas operan desde la capital, pero en nuestro caso otras ciudades fueron creciendo a la par. Aquí, además de Quito tenemos a Guayaquil y también a Cuenca. Por tal razón, cada quien posee su estructura independiente por lo que tenemos una Sociedad Ecuatoriana de Cardiología Núcleo de Guayas, Núcleo Azuay, Núcleo Manabí y nosotros el Núcleo Pichincha. Así es como la presidencia nacional se va rotando, con el objeto de actualizar las maneras de trabajar y llegar a nuestros médicos. 

- El Núcleo Pichincha ha visibilizado la necesidad de llegar con nuevos conocimientos e información a los profesionales más jóvenes. ¿Es para ustedes ese el desafío? 

Tenemos clara una realidad: los médicos jóvenes están actualizados en idioma, en tecnología, en internet y en informática general. Si usted los compara con los que están sobre los 50, muchas veces, estos últimos se encuentran en la fase de retiro y no les interesa este tipo de actualizaciones. Nosotros estamos en el proceso de reclutar a muchos médicos, cardiólogos jóvenes, que vienen de diferentes países ya especializados, para que trabajen en el sistema público. 

- Al no existir la formación de postgrado en cardiología en Ecuador, ¿cuáles son los países referentes para nuestros médicos en esta área?

Generalmente, los médicos ecuatorianos que van a especializarse a Estados Unidos no regresan, porque la tecnología allá es muy alta y volver acá a implementarla costaría muchísimo. Dentro de los países de referencia, en primer lugar, está Brasil y le siguen Argentina, México y un poco más atrás Chile. 

- ¿Por qué la especialidad no existe en Ecuador?

Principalmente, por infraestructura. Y no sólo sucede con cardiología, en otras ramas de la medicina ocurre lo mismo. Tenemos un serio problema de infraestructura. Muy pocos centros cuentan, por ejemplo, con hemodinamia. Y se nos presenta otra complejidad: algunos recintos cuentan con cierta tecnología, pero no con otra. Por ejemplo, el Hospital del Seguro Social –que tiene a la mayoría de las personas afiliadas del país- debería ser un hospital completo y no lo es. Muchos pacientes con pago del Seguro Social son remitidos a centros particulares que cuentan con la tecnología necesaria. 

- El hecho de que no exista la infraestructura, hace que tampoco se cuente con la cantidad de especialistas que el país requiere…

La cardiología es una de las ramas de la medicina que tiene una gran responsabilidad con el paciente, por el gran número de afecciones cardiovasculares e incidencia de patología de corazón que comprometen a la población. Actualmente, se hace atención médica primaria y cardiología general. Sin embargo, hoy estamos insertos en el mundo de las evidencias, donde ya no es la cardiología general la que participa, sino son los métodos complementarios y las subespecialidades. En cardiología hay múltiples como, por ejemplo, ecografía cardiaca, hemodinamia, resonancia magnética cardiaca, tomografía, electrofisiología, entre otras. Y no existen centros en nuestro país que tengan todos estos servicios en un mismo lugar. Esa es una de las razones por las que no contamos con determinados postgrados en nuestro país y, por ende, con los especialistas que necesitamos. Ha habido intentos por crear subespecialidades, pero al momento de coordinar se han suscitado otros problemas que tienen que ver con lo administrativo. No pierdo la esperanza de que esto lo podamos revertir.

-El mundo de la evidencia en el que nos encontramos nos muestra que todo cambia muy rápidamente. ¿Qué ha sucedido en cardiología?

Eso es verdad. Basta con mirar 20 años hacia atrás y ver de qué manera han evolucionado nuestros teléfonos celulares, que antes sólo nos servían para comunicarnos y hoy se han transformado en computadoras de bolsillo. En cardiología, dos décadas se han traducido en mucho progreso. Por ejemplo, de los pacientes que tenían indicación quirúrgica, el 90% iba a cirugía, es decir, estaba en pleno auge, en su apogeo. Hoy, en 2018, de ese 100% sólo un 10% va a cirugía. 

- ¿Qué rama ha asumido ese reto de corrección quirúrgica?

Los métodos no invasivos. Ahora, a través de cateterismo cardiaco es posible cambiar válvulas; colocar órtesis o stend; medir calibres de tres o cuatro milímetros de diámetro; romper una placa; o disolver un trombo.

- Además de llegar a los médicos jóvenes con actualización y conocimiento, ¿qué otros desafíos tienen como Sociedad?

Nosotros estamos preocupándonos de otro campo: la prevención hacia la comunidad. Queremos incrementar la generación de conocimiento científico en salud y sus determinantes sociales, mediante la ejecución de proyectos de investigación y de comunicación en salud, acorde a la prioridad sanitaria del Distrito Metropolitano de Quito. Nos propusimos trabajar en la promoción de la salud preventiva hacia la comunidad. Nuestro primer reto fue para la semana del corazón –conmemorada en septiembre- en la que realizamos campañas para dar a conocer a la ciudadanía qué es lo que nosotros debemos aportar como médicos y sobre lo que ellos como pacientes deben cambiar, para que nos ayudemos a crear salud mutuamente. 

- Un compromiso bastante ambicioso… 

Así es, pero creemos que además de tratar las complicaciones –que es lo que estamos haciendo actualmente- debemos evitar que éstas se manifiesten. Prevenir antes que curar, porque una enfermedad cuesta mucho más dolor y dinero para la familia y el estado. Los médicos de la SEC hemos establecido el compromiso de incentivar a la población para que tome conciencia sobre los factores de riesgo, para evitar aquello que los aumentan, por ejemplo, fumar, el exceso de alcohol, la falta de ejercicio, los alimentos con mucha grasa saturada. Este compromiso debe ser de todos los actores de la sociedad: pacientes, autoridades, médicos, profesores y medios de comunicación. 

- Recientemente fueron sede del I Simposio Interamericano de Prevención Cardiovascular de la Sociedad Interamericana de Cardiología (SIAG) ¿qué significado tuvo para ustedes oficiar de anfitriones?

Tuvimos el privilegio como país de ser sede de este simposio. Un magno evento que contó con la participación de destacados expositores extranjeros quienes nos compartieron sus conocimientos en prevención para evitar uno de los problemas más graves actualmente: la insuficiencia cardiaca, el resultado de todas las complicaciones que hemos conversado. Este honor constituye un orgullo para nuestra Sociedad. Nos quedamos con tareas para desarrollar y con la visión de la importancia de formar equipos, porque este compromiso es de todos y, por lo mismo, todos debemos contribuir en su solución colaborando con un granito de arena. Tenemos que actuar hoy, si no queremos un futuro patológico para las próximas generaciones. 

Por Carolina Faraldo Portus