SAVALnet EC

https://www.savalnet.ec/mundo-medico/entrevistas/la-psiquiatria-es-una-especialidad-troncal.html
18 Noviembre 2019

Dra. Adelaida Alvear Méndez:

“La psiquiatría es una especialidad troncal”

Los fenómenos psíquicos y de la conducta pueden intervenir en la etiología y sintomatología de otras afecciones somáticas, por lo que el trabajo integral es primordial. 

Según el último informe de la Organización Panamericana y Mundial de la Salud (OPS/OMS) sobre “La carga de los trastornos mentales en la Región de las Américas”, los problemas de salud mental provocan más de un tercio de la discapacidad total y los países destinan solo el 2% del presupuesto sanitario a su prevención y tratamiento. 

De todas las patologías, la depresión es la principal causa de discapacidad y cuando se asocia a mortalidad representan el 3,4% del total de años de vida ajustados en función de la discapacidad (AVAD); seguidas por los trastornos de ansiedad, con el 2,1% y 4,9% del total de AVAD. 

La psiquiatra Adelaida Alvear Méndez, jefa de docencia e investigación del Instituto de Neurociencias de la Junta de Beneficencia de Guayaquil es una entendida en esta materia. “La mente humana es muy compleja por lo que su abordaje debe realizarse desde una mirada muldisciplinaria con el fin de establecer en conjunto cómo evaluar al paciente, de qué manera alcanzamos un buen diagnóstico y qué debemos procurar a la hora de brindar un tratamiento ideal”. 

- Doctora ¿por qué se inclinó por la psiquiatría?

Siempre me ha gustado el estudio del comportamiento y la conducta de los seres humanos, porque como especialidad troncal, siento que permite ayudar a los pacientes a solventar y sobrellevar distintas las situaciones por las que pasa un individuo en diferentes facetas y periodos de la vida. 

- ¿Según su concepto de qué factores depende la salud mental de una población?

Una buena salud mental depende, muchas veces, de la predisposición que pueda tener una persona. Es decir, de los factores genéticos, hereditarios y ambientales que inciden en el ser humano, desde su fecundación y hasta que ese embrión se transforma en un feto. En esa etapa, la madre cumple un rol primordial en la salud de ese nuevo ser. La salud mental involucra muchos aspectos, entre ellos, el tener una vida sana, tranquila, libre de consumo de droga, con espacio para la práctica de ejercicio, con una alimentación adecuada para ayudar a la prevención. Ahora, si un sujeto tiene una predisposición a nivel genético tenemos que ayudarlo a manejar ciertas condicionantes estresantes de la vida, que lo pueden llevar a manifestar la patología. 

- En ese sentido ¿qué tanto influye el factor neurológico en la manifestación de algunas enfermedades?

El factor neurológico, básicamente, está destinado a la parte biológica, de los diferentes trastornos mentales. Todo depende de la recaptación a nivel de neurotransmisores. Por ejemplo, si hay un déficit a nivel de la dopamina, pues el paciente podrá desarrollar un problema psicótico o si tenemos una disminución de la serotonina, glutamina, entre otras, uno a nivel afectivo. La manera en que se están comportado los circuitos neuronales puede llevar a un problema a nivel biológico, siempre que los factores de riesgo condicionen a la persona a presentar algún problema de salud mental.

- ¿Por qué existen individuos que desarrollan la patología y otros no?

La principal razón es la predisposición genética. Pero también puede deberse a factores ambientales y a un mejor manejo del estrés desde que el individuo nace pasando por su niñez y adolescencia y los posibles traumas que pueda tener. En el fondo, de las herramientas que tiene una persona para sortear los elementos estresores lo largo de su vida. 

- ¿Cuáles son las patologías psiquiátricas más recurrentes en los últimos años?

A nivel general, los trastornos afectivos. La depresión constituye una de las primeras enfermedades de la humanidad. En Ecuador es nuestra primera causa de discapacidad, seguido por los trastornos de ansiedad. A nivel hospitalario, en el Instituto de Neurociencias, recibimos una alta incidencia de pacientes con problemas psicóticos, que permanecen en internación; y en consulta externa la demanda es alta en problemas depresivos y de ansiedad. 

- ¿Cuáles son los restos inmediatos que tienen los profesionales de la salud para hacer frente a este problema de salud pública?

Tenemos que tener muy presente que entre el 20 a 30% de los pacientes con depresión puede tener intentos suicidas. Por lo que es necesario centrar los esfuerzos en intervenir integralmente a estas personas. El apoyo de la familia, así como la terapia farmacología son primordiales, pero también lo es la psicoterapia, la escucha activa es tremendamente beneficiosa en estos casos. 

- Qué papel juega la medicación en todo esto… existen novedades en esta materia

Los antidepresivos nos han ayudado mucho en el manejo de esta patología a nivel bioquímico. En Ecuador contamos con distintas moléculas para el abordaje, las que se suministran dependiendo del caso. Porque hay que reconocer que al individuo no se lo trata como una patología, sino que como un ser humano íntegro: debemos observar diversos factores que van a intervenir en que el paciente tenga un buen tratamiento para que mejore su calidad de vida. En depresión no siempre funciona el mismo principio activo, por lo que es muy importante conocer el contexto en el cual se encuentra el sujeto para poder manejar la terapéutica con él. 

- Por último, ¿qué es lo que diferencia la psiquiatría del resto de especialidades médicas?

Todos los médicos nos dedicamos a tratar la salud del ser humano, cada uno desde su círculo de acción. En el caso de los psiquiatras, tratamos a la persona para que mejore su calidad de vida y lo ayudamos a prevenir potenciales trastornos mentales. Todas las especialidades tienen un rol y la complejidad de la nuestra es que el objetivo que perseguimos es que el individuo se incorpore al diario vivir de la mejor manera posible, para que alcance la felicidad no entendida en el tener, sino que en el ser. Creo que esa es la diferencia con las otras ramas de la medicina. 

Por Carolina Faraldo Portus