SAVALnet EC

https://www.savalnet.ec/mundo-medico/noticias/contribucion-de-la-mascarilla-en-salud-publica.html
15 Abril 2021

Contribución de la mascarilla en salud pública

Esta medida de autocuidado se asoció con una disminución significativa y sustancial de consultas por enfermedad respiratoria en la población infantil en Estados Unidos.

En Estados Unidos, las enfermedades respiratorias son la causa más común de visitas a los Departamentos de Urgencia y hospitalizaciones en niños. En respuesta a la pandemia por COVID-19, se implementaron varias intervenciones de salud pública para limitar la transmisión del SARS-CoV-2 como el cierre de escuelas y negocios, distanciamiento físico y uso obligatorio de mascarillas.

Esta última medida, practicada de manera natural en países orientales que han vivido anteriores pandemias, se está evaluando implementar también en occidente, sobre todo al evidenciarse cómo su uso ayudó durante todo 2020 a disminución sustancialmente las consultas por enfermedad respiratoria en la población infantil.

Un estudio dirigido por investigadores del Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt los pacientes pediátricos internados por enfermedad respiratoria disminuyó 62% en 44 hospitales que reportaron datos a la base del Sistema de Información de Salud Pediátrica (PHIS) mantenida por la Asociación de Hospitales de Niños en Lenexa, Kansas [1].

El número de muertes también tuvo una caída en comparación con los últimos 10 años: entre 100 y 200 menores de edad pierden la vida anualmente a causa de la influenza, “pero durante la temporada 2020-21 solo se registró un caso fatal en Estados Unidos”, destaca el doctor James Antoon, profesor asistente del Departamento de Pediatría de la Universidad de Vanderbilt.

Los adultos tampoco se están enfermando. Las muertes por influenza esta temporada se medirán en cientos en lugar de miles. En 2018-19, una temporada de gripe moderada, se estima que murieron 34.200 estadounidenses.

La doctora Amy Vehec, pediatra del Centro de Salud Comunitaria de Tennessee, señala que existe otro factor que ha beneficiado este progreso. “Que un niño tenga fiebre ahora es algo serio y los padres no están dejando que salgan así de casa y los adultos están haciendo lo mismo cuando no se sienten bien. Esta práctica también debería mantenerse una vez superada esta emergencia”.

Si bien esta medida puede considerarse exagerada y poco práctica, los autores del estudio llaman a evaluar la medida que, pese a la incomodidad inicial, podría traer beneficios considerables en salud pública. 

Referencia
[1] Antoon JW, Williams DJ, Thurm C, et al. The COVID-19 Pandemic and Changes in Healthcare Utilization for Pediatric Respiratory and Nonrespiratory Illnesses in the United States. J Hosp Med. 2021;10.12788/jhm.3608.