SAVALnet EC

https://www.savalnet.ec/mundo-medico/reportajes/agradecer-para-vivir-mejor.html
02 Mayo 2022

Agradecer para vivir mejor

La gratitud cumple un papel clave en el bienestar de las personas. Su incursión en la práctica clínica beneficia a pacientes y profesionales de la salud.

Filósofos, pensadores, políticos, científicos e investigadores de distintas épocas definen la gratitud de múltiples formas: un estado emocional, rasgo o disposición, una respuesta de afrontamiento, una virtud moral, un hábito, una actitud y como una orientación de vida.

Para Aristóteles (384 a. C. - 322 a. C) era una señal de debilidad incompatible con la magnanimidad. Por el contrario, Cicerón (106 a. C. - 43 a. C.) pensaba que no solo era la mayor de las virtudes, sino que la madre de todas las demás. Más allá de estas interpretaciones existe un punto que no está en discusión: es beneficiosa para la salud.

Según la psicología positiva, enfoque propuesto por el psicólogo y escritor estadounidense Martin Seligman en 1999, la gratitud es uno de los conceptos que más se ha asociado al bienestar, cuyos componentes -emocional y cognitivo- son susceptibles de ser intervenidos y potenciados para contribuir a la salud [1].

En los últimos años ha aumentado la evidencia de que las emociones positivas no solo corresponderían a la contraparte de la enfermedad y sensaciones negativas, sino que tendrían una base neurobiológica y efectos en la salud de forma diferenciada, no siendo estos explicables solo por la ausencia de patologías [2]. En paralelo, investigaciones que profundizan en los beneficios de la gratitud sobre el bienestar general de las personas también han proliferado [3].

Amplio respaldo

De acuerdo con la OMS, la salud “es un estado de completo bienestar físico, mental, social y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. Pese a esto, para el psiquiatra de la Universidad de Chile, Álvaro Tala Tajmuch, el bienestar no ha sido suficientemente abordado por la medicina de forma empírica, en comparación con el espacio dado al estudio de las patologías [4]. “Es necesario revisar el estado del conocimiento relacionado con la gratitud en aspectos que hagan más accesible su eventual incorporación a la clínica”.

Su influencia en la salud física y mental cuenta con amplio respaldo. Existe evidencia sobre su aporte al funcionamiento cardiovascular [5], calidad del sueño y disminución de la presión arterial [6], respuesta inmune más eficaz, bajos niveles de glucosa en sangre y descenso en la cantidad de síntomas físicos [7]. También se asocia a un incremento en la satisfacción vital y comportamientos prosociales [8], menor angustia ante la muerte, disminución de conductas suicidas, depresión, estrés y distorsiones cognitivas relacionadas al peso e imagen corporal [9], aumenta la adherencia terapéutica y los resultados de la psicoterapia [10].

Una revisión que exploró la gratitud en contextos sanitarios concluyó que los pacientes agradecen por los cuidados que entrega el equipo médico destacando las habilidades interpersonales por sobre las técnicas. Del mismo modo mostró que cuando sus integrantes se sienten agradecidos por su trabajo mejora su bienestar, disminuye el síndrome de Burnout, incrementa la motivación y promueve el desarrollo de una práctica profesional más plena y reflexiva [11].

Desde la perspectiva de la neurociencia, la mayoría de los estudios se efectúan mediante resonancia magnética nuclear funcional, los que han asociado la gratitud con diferentes áreas cerebrales: corteza temporal superior derecha, frontoparietal izquierda y cingulada anterior, giro temporal inferior derecho, amígdala y, principalmente, córtex prefrontal medial [12].

Explosión de energía

Apreciar permanentemente los aspectos positivos de la vida no es sencillo. Muchas veces pasan desapercibidos frente a los negativos y es necesario entrenar habilidades para identificarlos. Considerando sus potenciales beneficios, escasos riesgos, sencillez, complementación con otros tratamientos y costo efectividad se aconseja cultivar la gratitud e implementarla en la práctica clínica.

Amit Sood -ex docente de la Escuela de Medicina de Clínica Mayo, fundador del Centro Global para la Resiliencia y el Bienestar y popularmente conocido como el “Doctor de la felicidad”- ha escrito varios libros sobre el tema sugiriendo: empezar el día agradeciendo, buscar lo positivo en lo negativo, valorar las cosas simples, reconocer las riquezas propias, evitar las quejas excesivas y expresar la complacencia hacia los demás con palabras y acciones. Otras alternativas son orar y meditar.

Las intervenciones más utilizadas en estudios e indicación clínica son la carta de gratitud -dirigida a una persona que haya influido positivamente detallando los motivos- y la lista de gratitud consistente en la enumeración de elementos, situaciones o condiciones, ya sean cotidianas o no, que resultaron beneficiosas. Ambas deben llevarse a cabo entre una a tres veces por semana hasta convertirse en un hábito. Todo debe ser idealmente supervisado por un profesional, ya que la literatura describe algunos efectos adversos como falta de comodidad, vergüenza, culpa o sensación de deuda [13].

Para el doctor Leif Hass, médico familiar y hospitalista del Centro Médico Alta Bates Summit en Estados Unidos, la gratitud es un factor clave en el desempeño profesional, ya que disminuye el estrés y agotamiento, junto con estimular la satisfacción y empatía con los pacientes.

En un artículo publicado en la revista Greater Good [14] comenta que la gratitud cambió la forma de desarrollar su trabajo. “Esto va en ambos sentidos. Cuidar de los pacientes, hablar con sus familiares y presenciar la vida, las luchas y la curación es un profundo privilegio y un regalo, el cual se puede perder si no nos tomamos el tiempo para reconocerlo”.

“Cuando era más joven consideraba que los agradecimientos a los pacientes eran una herramienta de servicio al cliente, pero mi opinión ha cambiado. Ahora les manifiesto mi satisfacción por permitirme cumplir un papel en el cuidado de sus vidas. Descubrí que eso no solo los ayuda, sino que me hace sentir una explosión de energía y una pasión renovada por mi trabajo”.

El estado actual del conocimiento en torno a la gratitud es prometedor, pero existen varios desafíos para que su implementación en la práctica clínica sea óptima. Se deben determinar con precisión el momento, frecuencia e intensidad de las intervenciones para lograr los efectos deseados, además de explorar otras formas de abordaje. Tareas pendientes que deben convertirse en un estímulo para continuar investigando, evidentemente, sin dejar de agradecer por todo lo avanzado.

Referencias
[1] Bolier L, Haverman M, Westerhof GJ, Riper H, et al. Positive psychology interventions: a meta-analysis of randomized controlled studies. BMC Public Health. 2013 Feb 8;13:119.
[2] Diener E, Pressman SD, Hunter J, Delgadillo-Chase D. If, Why, and When Subjective Well-Being Influences Health, and Future Needed Research. Appl Psychol Health Well Being. 2017 Jul;9(2):133-167.
[3] Wood AM, Froh JJ, Geraghty AW. Gratitude and well-being: a review and theoretical integration. Clin Psychol Rev. 2010 Nov;30(7):890-905.
[4] Tala Á. Gracias por todo: Una revisión sobre la gratitud desde la neurobiología a la clínica. Rev Med Chil. 2019 Jun;147(6):755-761.
[5] Mills PJ, Redwine L, Wilson K, Pung MA, et al. The Role of Gratitude in Spiritual Well-being in Asymptomatic Heart Failure Patients. Spiritual Clin Pract (Wash DC). 2015 Mar;2(1):5-17.
[6] Jackowska M, Brown J, Ronaldson A, Steptoe A. The impact of a brief gratitude intervention on subjective well-being, biology and sleep. J Health Psychol. 2016 Oct;21(10):2207-17.
[7] Krause N, Emmons RA, Ironson G, Hill PC. General feelings of gratitude, gratitude to god, and hemoglobin A1c: Exploring variations by gender. J Posit Psychol [Internet] 2017; 12 (6): 639-50.
[8] O'Connell BH, O'Shea D, Gallagher S. Feeling Thanks and Saying Thanks: A Randomized Controlled Trial Examining If and How Socially Oriented Gratitude Journals Work. J Clin Psychol. 2017 Oct;73(10):1280-1300.
[9] Dunaev J, Markey CH, Brochu PM. An attitude of gratitude: The effects of body-focused gratitude on weight bias internalization and body image. Body Image. 2018 Jun;25:9-13.
[10] Wong YJ, Owen J, Gabana NT, Brown JW, et al. Does gratitude writing improve the mental health of psychotherapy clients? Evidence from a randomized controlled trial. Psychother Res. 2018 Mar;28(2):192-202.
[11] Aparicio M, Centeno C, Robinson C, Arantzamendi M. Gratitude between patients and their families and health professionals: A scoping review. J Nurs Manag. 2019 Mar;27(2):286-300.
[12] Yu H, Cai Q, Shen B, Gao X, Zhou X. Neural substrates and social consequences of interpersonal gratitude: Intention matters. Emotion. 2017 Jun;17(4):589-601.
[13] Layous K, Sweeny K, Armenta C, Na S, Choi I, Lyubomirsky S. The proximal experience of gratitude. PLoS One. 2017 Jul 7;12(7):e0179123.
[14] Why Health Professionals Should Cultivate Gratitude. https://greatergood.berkeley.edu/article/item/why_health_professionals_should_cultivate_gratitude

Por Óscar Ferrari Gutiérrez

Mundo Médico

Destacado Agenda de Eventos

I Congreso internacional RIADIS

20 Enero 2022

Aprendizaje y servicio en actividad física y el deporte para la inclusión social.

...

Congreso odontología digital y nuevas tecnologías

28 Enero 2022

Ésta es la cita anual más importante del sector de la odontología digital en España, y única por su carácter transversal, ya que en...