SAVALnet EC

https://www.savalnet.ec/mundo-medico/reportajes/deja-vu-sanitario.html
06 Junio 2022

Déjà vu sanitario

La historia parece repetirse con el hábito de fumar. Primero con los cigarrillos a combustión, ahora con los electrónicos. De inocuos a dañinos. La evidencia lo confirma.

Hubo una época, no tan lejana, en la que el cigarro tradicional fue presentado como seguro para la salud. Promocionado como elegante y glamoroso. Con una estrategia de mercado amplia, que ayudó a introducir su consumo en hombres y mujeres de todos los estratos sociales.

Hicieron falta décadas para proporcionar las pruebas que se tienen ahora y que confirman el daño altamente significativo. Los epidemiólogos británicos Sir William Richard Doll y Sir Austin Bradford Hill [1] fueron pioneros: juntos buscaron responder una pregunta que, hasta ese momento, no tenía certezas: ¿fumar causa cáncer de pulmón? La evidencia y el tiempo les dieron la razón.

¿Qué se hizo? Los gobiernos desplegaron una serie de medidas para vigilar su utilización y potenciar políticas de prevención en torno al tabaquismo impidiendo la publicidad directa, obligando a informar sobre sus efectos perjudiciales en cajetillas, limitando los lugares para aspirarlo y prohibiendo la venta a menores de edad.

De la lección, al parecer, no se obtuvo aprendizaje. Actualmente, este mal hábito y sus problemas a la salud se están replicando -como un Déjà vu- a través de los cigarrillos electrónicos

La historia se repite

Fumar constituye un problema de salud pública de primer orden. De acuerdo con los datos de la OMS 1,1 billones de personas consumen tabaco y ocho millones fallecen anualmente: más de siete como consecuencia directa y 1,2 de manera indirecta por la exposición al humo ajeno en los no fumadores. Es la principal causa de patología cardiovascular, oncológica y respiratoria y de muerte evitable [2].

El humo generado por la combustión de estas hojas contiene más de 7.000 elementos químicos, muchos de los cuales son tóxicos y carcinógenos. De ellos, la nicotina es la responsable de la generación de comportamientos adictivos y de dependencia entre los fumadores [3].

En el marco del Día Mundial Sin Tabaco, autoridades sanitarias a nivel global han destacado la relevancia que tiene difundir información que establezca -de forma certera y clara- los daños a la salud. 

Este 2022 la discusión se centró en los vapeadores o cigarros electrónicos, una forma de fumar que no es tan inocua como se creía. Su uso ya está reportando riesgos. 

Beneficios sometidos a examen

Los sistemas electrónicos de administración de nicotina (SEAN) y los sistemas electrónicos sin nicotina (SESN) -conocidos también como e-cigarette, vaporizadores, plumas de vapor o pipas de agua electrónicas- son dispositivos que, al calentar una solución (compuesta por propilenglicol, con o sin glicerina y algunos productos químicos fragantes) generan un aerosol o vapor con apariencia de humo casi inodoro que es inhalado por el usuario. 

Si bien estos artefactos se manejaron como una alternativa para dejar de consumir nicotina [4], la realidad es que los daños que pudieran ocasionar a la salud van más allá de los que incluso provocan los cigarros convencionales [5].

A pesar de la intención original de reducir los impactos perjudiciales del tabaquismo, los SEAN y SESN no están regulados y plantean preocupaciones cada vez mayores: son tóxicos para los recién nacidos [6], la salud vascular [7], respiratoria [8] y bucal [9].

La literatura sugiere que las toxinas presentes en el vapor electrónico en aerosol y el humo desencadenan respuestas intercelulares anormales, dañan la función mitocondrial y, en consecuencia, alteran la homeostasis de los procesos bioquímicos de los organelos incrementando reacciones oxidativas [10]. 

Además, la exposición crónica a SEAN/SESN altera la fisiología de las células epiteliales pulmonares y la inmunidad innata independiente de la nicotina [11]. Curiosamente, estos cambios tóxicos están influenciados por varios factores: los componentes del líquido utilizado, el tipo de dispositivo físico, los cambios químicos relacionados con el calentamiento y la salud de fumador [10].

Panorama actual

Son varias las naciones que cuestionan los riesgos que estos equipos representan para la salud pública. Mientras buscan la respuesta, algunas ya establecieron reglas claras respecto a su comercialización y consumo. Argentina, Brasil y México optaron por prohibirlos. Estados Unidos y Reino Unido permiten su venta bajo estrictas normas de publicidad y concentración de nicotina. Otras, aún no comienzan. 

Los riesgos siguen latentes. Quizás el mensaje para llegar a las personas que fuman cigarrillos tradicionales y electrónicos debería cambiar a positivo. Es decir, enfocarlo en los beneficios de abandonar este hábito más que en los problemas que causa. Mientras eso ocurre, la prevención sigue siendo de alta prioridad.

Referencias
[1] Sir Richard Doll: Epidemiologist who showed that smoking caused cancer and heart disease. BMJ 2005; 331.
[2] WHO Tobacco. 2020. https://www.who.int/news-room/fact-sheets/detail/tobacco
[3] U.S. Department of Health and Human Services. The Health Consequences of Smoking-50 Years of Progress: A Report of the Surgeon General, 2014. Atlanta, GA: U.S. Department of Health and Human Services, Centers for Disease Control and Prevention, National Center for Chronic Disease Prevention and Health Promotion, Office on Smoking and Health, 2014.
[4] Kasza KA, Edwards KC, Kimmel HL, et al. Association of e-Cigarette Use With Discontinuation of Cigarette Smoking Among Adult Smokers Who Were Initially Never Planning to Quit. JAMA Netw Open. 2021;4(12):e2140880.
[5] Gordon T, Karey E, Rebuli ME, Escobar YH, Jaspers I, Chen LC. E-Cigarette Toxicology. Annu Rev Pharmacol Toxicol. 2022;62:301-322.
[6] Kim S., Oancea S.C. Electronic cigarettes may not be a “safer alternative” of conventional cigarettes during pregnancy: Evidence from the nationally representative PRAMS data. BMC Pregnancy Childbirth. 2020;20:557.
[7] Franzen K.F., Willig J., Cayo Talavera S., Meusel M., Sayk F., Reppel M., Dalhoff K., Mortensen K., Droemann D. E-cigarettes and cigarettes worsen peripheral and central hemodynamics as well as arterial stiffness: A randomized, double-blinded pilot study. Vasc. Med. 2018;23:419–425.
[8] Thirión-Romero I., Pérez-Padilla R., Zabert G., Barrientos-Gutiérrez I. Respiratory impact of electronic cigarettes and “low-risk” tobacco. Rev. Investig. Clin. 2019;71:17–27.
[9] Ralho A., Coelho A., Ribeiro M., Paula A., Amaro I., Sousa J., Marto C., Ferreira M., Carrilho E. Effects of Electronic Cigarettes on Oral Cavity: A Systematic Review. J. Evid. Based Dent. Pract. 2019;19:101318.
[10] Kanithi M, Junapudi S, Shah SI, Matta Reddy A, Ullah G, Chidipi B. Alterations of Mitochondrial Network by Cigarette Smoking and E-Cigarette Vaping. Cells. 2022;11(10):1688.
[11] Madison MC, Landers CT, Gu BH, et al. Electronic cigarettes disrupt lung lipid homeostasis and innate immunity independent of nicotine. J Clin Invest. 2019;129(10):4290-4304.

Por Carolina Faraldo Portus

Mundo Médico

Destacado Agenda de Eventos

I Congreso internacional RIADIS

20 Enero 2022

Aprendizaje y servicio en actividad física y el deporte para la inclusión social.

...

Congreso odontología digital y nuevas tecnologías

28 Enero 2022

Ésta es la cita anual más importante del sector de la odontología digital en España, y única por su carácter transversal, ya que en...