SAVALnet EC

https://www.savalnet.ec/mundo-medico/reportajes/efecto-mcgurk-el-engano-de-los-sentidos.html
21 Marzo 2022

Efecto McGurk: el engaño de los sentidos

Este fenómeno perceptivo, descrito en la década de 1970, destaca que la información visual proporcionada por los movimientos de la boca puede influir y anular lo que una persona cree que está escuchando.

La comunicación es uno de los procesos más importantes y complejos que realizan los seres humanos, el cual suele darse con cierto nivel de dinamismo entre emisor y receptor y se manifiesta en todas las actividades diarias.

La información visual y auditiva son clave en la comprensión del habla. Cuando se conversa con un otro no solo se oye lo que dice, sino también cómo lo expresa moviendo los labios. Una discordancia en este proceso es capaz de provocar un curioso fenómeno ilusorio: el efecto McGurk, donde la persona escucha la palabra que lee. 

Los elementos que intervienen en el acto de comunicar son: emisor, receptor, código o lenguaje (conjunto de signos verbales y no verbales con que se cuenta para compartir algo), mensaje, un canal (que permita su difusión), ruido (toda señal que impide el proceso comunicativo claro y efectivo) y retroalimentación [1].

Durante toda esta cadena, los sujetos involucrados se influyen mutuamente e interactúan sus subjetividades a través de los procesos de externalización e internalización, que producen una redefinición y reconfiguración que llega mediante un otro. 

En 1976, el psicólogo cognitivo británico Harry McGurk y su asistente de investigación en desarrollo infantil John MacDonald investigaron sobre patrones de imitación en un grupo de niños que estaban desarrollando la capacidad del habla. El experimento implicaba presentarles varios videos de personas pronunciando diferentes sílabas.

Cuando estaban en el proceso, un técnico encargado de montar el video se equivocó e hizo que imagen y resonancia no se sincronizaran, haciendo que se viera en la grabación un individuo pronunciando algo que no se correspondía con el sonido percibido.

Al momento de reproducirlo descubrieron -en la Universidad de Surrey en Reino Unido- que cuando la información que se recibe a través de una modalidad sensorial (por ejemplo, el oído) no coincide con la que se recoge de otra (como el movimiento de labios del interlocutor), el cerebro produce una original combinación de las dos fuentes de estimulación [2]. Es decir, un engaño de los sentidos.

Error en la decodificación

Al ser la percepción del habla multimodal, el componente óptico de un sonido se “acopla” con el mecanismo auditivo de otro. Este emparejamiento induce la percepción de un tercer fonema [3] sustancialmente distinto, lo cual transformaría la manera en que se procesa cognitivamente una palabra. 

Donde se produce esta ilusión es en el surco temporal superior, que no sería más que el resultado de un error en la decodificación del mensaje al interactuar dos sentidos distintos [4]. 

Cuando los signos visuales o auditivos se degradan, debido a la distorsión de la señal o al deterioro sensorial del perceptor, disminuye la confianza en ellos.

Las afecciones neurológicas, trastornos mentales y sufrir disfunciones en la lectura, influyen en la probabilidad de que se manifieste este efecto [5].

En niños con trastorno del desarrollo del lenguaje (TDL), cuando el problema está en la fonología, el habla es ininteligible. Les cuesta reconocer sonidos y, por tanto, el aprendizaje de palabras nuevas. Quienes tienen TDL observan menos la boca que quienes no y el proceso de integración de la información visual y auditiva no es tan ágil ni tan sensible, como en pequeños sin dificultades o en adultos [6]. 

La mascarilla: un detonante del efecto

Durante las conversaciones cara a cara, las personas son capaces de unir sin problemas la información de la voz del hablante con la de su rostro. Esta integración multisensorial aumenta la precisión del mensaje y puede ser fundamental para comprenderlo en entornos ruidosos o en conversaciones simultáneas.

Sin embargo, en el contexto de la pandemia por COVID-19, en el que se interactúa con una mascarilla, lo que se ve y escucha no está alineado, por lo que resulta difícil seguir la conversación e incluso se podría malinterpretar lo que se está compartiendo. 

Esto es especialmente difícil para individuos con discapacidad auditiva que, a menudo, dependen de la lectura de labios para comprender mejor el mensaje. De hecho, ya existen estudios sobre el impacto del uso de mascarillas en la percepción del habla en adultos sordos [7]. 

Para mejorar la comunicación “enmascarada” resulta fundamental potenciar el lenguaje corporal para realzar el mensaje utilizando con mayor frecuencia los ojos, cejas, movimiento de manos y postura corporal. Y para interactuar con quienes tienen problemas de audición, privilegiar el uso de barbijos con escudo transparente para permitir la lectura de labios de quien está hablando.

La manera de asegurar un diálogo fluido es preguntar al interlocutor si lo que se está exponiendo se comprende y tiene sentido. Eso evitaría que al intentar “oír con los ojos” se cometan errores.

Ya lo decía el filósofo francés René Descartes “los sentidos engañan de vez en cuando y es prudente no confiar nunca plenamente en quienes nos han engañado, al menos, una vez”.

Referencias
[1] Guanipa-Pérez, María. Elementos del proceso de comunicación que orientan el discurso de los profesores universitarios. Academia Vivat. 2012; (118):33-60. Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=525752945003.
[2] McGurk H, MacDonald J. Hearing lips and seeing voices. Nature. 1976;264(5588):746-748.
[3] McGurk H, MacDonald J. Auditory-Visual Coordination in the First Year of Life. International Journal of Behavioral Development. 1978;1(3):229-239.
[4] Mandal, Fatik. (2014). Nonverbal Communication in Humans. Journal of Human Behaviour in the Social Environment. 24. 417-421.
[5] Opoku-Baah C, Schoenhaut AM, Vassall SG, Tovar DA, Ramachandran R, Wallace MT. Influencias visuales en los procesos conductuales, neurales y perceptivos auditivos: una revisión. J Assoc Res Otorrinolaringol . 2021;22(4):365-386.
[6] Pons, F., Sanz Torrent, M., Ferinu, L., Birulés, J. i Andreu, L. (2018). Los niños con SLI pueden exhibir atención reducida a la boca de un hablante. Aprendizaje de idiomas , 68(S1), 180-192.
[7] Rudge, AM, Sonneveldt, V., y Moog Brooks B. (2020). El efecto de las cubiertas faciales y las tecnologías de micrófonos remotos en la percepción del habla en el aula . El Centro Moog para la Educación de los Sordos.

Por Carolina Faraldo Portus

Mundo Médico

Destacado Agenda de Eventos

I Congreso internacional RIADIS

20 Enero 2022

Aprendizaje y servicio en actividad física y el deporte para la inclusión social.

...

Congreso odontología digital y nuevas tecnologías

28 Enero 2022

Ésta es la cita anual más importante del sector de la odontología digital en España, y única por su carácter transversal, ya que en...