SAVALnet EC

https://www.savalnet.ec/mundo-medico/reportajes/la-blanca-evidencia-del-estres.html
02 Noviembre 2020

La blanca evidencia del estrés

Elevados niveles de angustia y ansiedad favorecen la aparición de canas, derribando así creencias que las asocian exclusivamente a la genética. 

La historia dice así: María Antonieta, reina consorte de Francia, durante la Revolución Francesa fue condenada a la guillotina por su supuesta influencia en las decisiones políticas tomadas por el rey, conspirar contra su país y derrochar recursos, mientras el pueblo vivía en extrema pobreza.

La mañana del 16 de octubre de 1793 las calles de París se encontraban totalmente colapsadas, pues todos querían presenciar la ejecución de esta polémica figura quien, con sus manos atadas a la espalda, fue decapitada a vista de todos en la llamada plaza de la Revolución.

Previo a su ejecución, algo muy particular ocurrió, vio como toda su cabellera se tornó blanca y, sin mayor explicación, su cabeza cayó.

En la actualidad este fenómeno es conocido como el síndrome de María Antonieta, alteración capilar generada por cuadros de estrés. No es que los cabellos se vuelvan blancos de un momento a otro, sino que la persona experimenta una pérdida del pelo de color, permaneciendo solamente las fibras no pigmentadas. Científicamente, corresponde a una afección denominada alopecia areata.

“Se trata de una falsa sensación de un cambio de color. Lo que ocurre es que se cae el cabello de forma brusca. Primero, los más oscuros, por lo que las canas existentes son más visibles, dando una percepción de canicie repentina”, explica la doctora Aurora Guerra, jefa de la Sección de Dermatología del Hospital 12 de Octubre, Madrid.

Por lo tanto, no es difícil imaginar que, durante los diez meses de su estancia en la cárcel de la Bastilla, María Antonieta sufriera elevados niveles de angustia, miedo y ansiedad, los que habrían favorecido a que ocurriera este suceso.

Desde el mundo científico, aseguran que su origen radica en factores genéticos.

Nueva información

Un estudio realizado por científicos de la Universidad de Harvard University y del Harvard Stem Cell Institute [1], determinó que el sistema nervioso simpático puede dañar permanentemente a una población de células responsables de teñir el cabello, derribando la creencia de que este fenómeno estaba relacionado exclusivamente con el sistema inmune o por efecto del cortisol en las glándulas suprarrenales.

Para demostrarlo, la especialista en células madre y biología regenerativa, Ya-Chieh Hsu junto con otros 16 investigadores, sometió a ratones a distintos tipos de estrés y registraron la aparición de manchas blancas en su pelaje, concluyendo que "el estrés agudo conduce al envejecimiento del cabello a través del rápido agotamiento de las células madre de melanocitos".

La explicación dada a este fenómeno fue que el dolor provocado en los ratones genera liberación de adrenalina y cortisol, lo que lleva a que sus corazones palpiten más rápido y la presión arterial aumente. Esto afecta al sistema nervioso y causa estrés agudo, además se acelera el agotamiento de las células madre que producen melanina en los folículos capilares.

"Ahora sabemos con certeza que el estrés es responsable de este cambio específico en la piel y cabello y cómo funciona", detalla la investigadora de la Universidad de Harvard.

“En el caso de María Antonieta, junto con su predisposición genética, la angustia y la tensión que sufrió durante los últimos meses de vida aceleró su alopecia, por la que las células del sistema inmune destruyen el folículo piloso. Pero siempre en aquellas personas que ya tengan predisposición ", explica el doctor Federico Cardona, cirujano estético del Instituto Médico Asistencial en Madrid.

Por su parte, el neurólogo del Hospital Barros Luco Trudeau en Chile, David Sáez, comenta que ha visto personas que tras un cuadro de estrés importante con súbita alza de presión, “quedan con el pelo blanco o pueden perder todo el cabello. Cuando una persona está sometida a estrés, la alimentación del pelo y la formación de pigmentación no es la adecuada, porque se liberan neurotransmisores, sobre todo adrenalina, que provoca constricción en los vasos sanguíneos impidiendo que irrigue adecuadamente".

En su investigación la doctora Hsu describe que durante situaciones de estrés el sistema nervioso simpático se activa y produce noradrenalina química, lo que conduce a una mayor contracción muscular, incluso del corazón. Y, en respuesta, las células madre de los melanocitos comienzan a producir más pigmento que lo habitual, creyendo que deben hacer crecer cabello nuevo, haciendo que el depósito de color se seque y ya no pueda producir pigmento.

Por último, destacar que no se trata de una afección exclusivamente de la mujer, pues cuando se presenta en el sexo masculino, se le conoce como síndrome de Tomás Moro, escritor inglés quien sufrió lo mismo mientras estaba encarcelado en la Torre de Londres esperando su ejecución.

Referencias
[1] Zhang B, Ma S, Rachmin I, et al. Hyperactivation of sympathetic nerves drives depletion of melanocyte stem cells. Nature. 2020;577(7792):676-681. doi:10.1038/s41586-020-1935-3

Por María Ignacia Meyerholz L.