SAVALnet EC

https://www.savalnet.ec/mundo-medico/reportajes/medicina-del-estilo-de-vida-con-foco-preventivo.html
07 Septiembre 2020

Medicina del estilo de vida con foco preventivo

Esta nueva especialidad busca generar conciencia en la comunidad sobre la repercusión positiva que tiene la adquisición de hábitos saludables en el ámbito físico y emocional.

Los romanos acuñaron la frase Mens sana in corpore sano, queriendo asociar que la condición de mantenerse saludable solo se logra a través de la formación intelectual, atlética y espiritual.

Esta máxima valía tanto para los cuerpos orgánicos individuales como para los colectivos, por lo que era preciso promover hábitos a través de la educación. Creían que para un mejor rendimiento diario bastaba con ingerir una comida, alrededor de la media mañana, pensamiento que influyó en cómo la gente se nutrió por siglos. 

Con el progreso de la sociedad y, sobre todo, con la Revolución Industrial, se instauró la costumbre de consumir víveres tres veces al día y con ella alimentos procesados y ultraprocesados con alto contenido de sodio, grasas saturadas y azúcares, que cambiaron el patrón y calidad de la dieta en desmedro de productos naturales como legumbres, pescados, frutas y verduras.

Diversas investigaciones han señalado la asociación entre ingreso económico y consumo de determinados suministros, evidenciándose una menor ingesta de comestibles saludables y mayor de alimentos ricos en energía en los grupos con menores ingresos, incrementando la predisposición a desarrollar sobrepeso, obesidad y enfermedades no transmisibles (ENT) [1].

A medida que aumenta el número de personas con patologías crónicas, se necesitan métodos novedosos para abordar las causas fundamentales de estas para así transformar el estado de salud de la población y los sistemas de atención médica. 

Las intervenciones dirigidas a realizar cambios duraderos en el estilo de vida (EV) pueden tener un gran impacto en los pacientes, considerando que para la OMS este es una forma general de convivencia, basada en la interacción entre condiciones y patrones individuales, determinados por factores socioculturales y características personales que incorporan una estructura social, limitada por un conjunto de valores, normas, actitudes, hábitos y conductas.

En esa línea, a partir de 2004, surge en Estados Unidos la Lifestyle Medicine (LM), una atractiva especialidad -impartida por la American College of Lifestyle Medicine con la aprobación de la American Medical Association (AMA)- la cual propone atacar directamente las verdaderas causas de las enfermedades y no solo el manejo de signos y síntomas del modelo convencional. Su finalidad es cambiar la visión diagnóstica y terapéutica, acostumbrada al manejo de la patología avanzada, por una preventiva y de diagnóstico temprano. 

La medicina del estilo de vida (MEV) es un área en crecimiento que se centra en capacitar a los pacientes para que adopten hábitos saludables e “implica el uso terapéutico del EV, con una alimentación predominantemente integral basada en vegetales, actividad física regular, sueño reparador, manejo del estrés, eliminación de sustancias tóxicas y conectividad social [2]”.

La evidencia demuestra que la adopción de estos “pilares” es costo-efectiva y bien tolerada. En una cohorte prospectiva de 23.000 personas se evaluó la adherencia a cuatro recomendaciones: no fumar, ejercitarse, mantener el peso y comer de manera balanceada. Aquellos que adoptaron todos los puntos, tuvieron un riesgo 78% menor de desarrollar una enfermedad crónica, en un seguimiento de ocho años. En ellos, la diabetes mellitus se redujo en 93%, el infarto de miocardio en 81% y la incidencia de cáncer en 36% [2].

Estos cambios son más notorios y duraderos en el tiempo si un médico con experiencia en MEV trabaja en equipos multidisciplinarios con especialistas en salud mental, nutrición y deporte para encontrar motivadores intrínsecos, superar potenciales obstáculos, establecer metas alcanzables, hacer que los pacientes se responsabilicen de sus acciones y de la consecución de ellas e impulsar un cambio de paradigma.

“Esta no es una medicina complementaria ni alternativa, es una corriente nueva e innovadora que pretende ayudar a los individuos a encontrar un propósito en la vida para abordar las causas iniciales de la enfermedad [3]”, explica el doctor Rob Lawson, presidente de la Sociedad Británica de Medicina del Estilo de Vida.

Estos nuevos proveedores de atención médica están capacitados para facilitar ese cambio a través del coaching en bienestar que utiliza principios, teorías y estrategias psicológicas bien estudiadas y aceptadas -como el modelo transteórico de cambio, la entrevista motivacional, la teoría del establecimiento de objetivos, la indagación apreciativa y la psicología positiva- para escuchar a los pacientes, brindarles la información que necesitan y quieren escuchar y descubrir cuáles son los motivadores para generar soluciones sostenibles a esos problemas [4].

Instituciones como Cleveland ClinicMayo Clinic en Estados Unidos, han creado los Centros de bienestar (Wellness Center) que están empoderando a los pacientes para que dejen de ser receptores pasivos de prescripciones médicas y se transformen en socios activos en la toma de decisiones, fijando objetivos realistas y modificando hábitos para que tener una buena salud no sea una “rareza”, sino que una costumbre. 

El horizonte de la Lifestyle Medicine está creciendo, tanto así que ya son 16 las organizaciones internacionales de MEV pertenecientes al American College of Lifestyle Medicine en todo el mundo, entre ellas la Asociación Latinoamericana de Medicina del Estilo de Vida.

Referencias
[1] Fernández-Alvira J, Bornhorst C, Bammann K, Gwozdz W, Krogh V, Hebestreit A, et al. Prospective associations between socio-economic status and dietary patterns in European children: the Identification and Prevention of Dietary- and Lifestyle-induced Health Effects in Children and Infants (IDEFICS) Study. Br J Nutr. 2015;113(3):517-25.
[2] Kent K, Johnson JD, Simeon K, Frates EP. Case Series in Lifestyle Medicine: A Team Approach to Behavior Changes. Am J Lifestyle Med. 2016;10(6):388-397.
[3] Sayburn Anna. Lifestyle medicine: a new medical specialty? BMJ 2018; 363: k4442
[4] Ford ES et al. Healthy living is the best revenge: Findings from the European Prospective Investigation Into Cancer and NutritionPotsdam study. Arch Intern Med 2009;169(15):1355-62.

Por Carolina Faraldo Portus