SAVALnet EC

https://www.savalnet.ec/mundo-medico/reportajes/rumbo-a-la-remision-a-largo-plazo-del-vih.html
16 Marzo 2020

Rumbo a la remisión a largo plazo del VIH

Paciente sometido hace 29 meses a trasplante alogénico de células madre hematopoyéticas que no expresan el coreceptor del VIH, CCR5 Delta 32, no muestra replicación detectable del virus en su organismo.

El 17 de julio de 2014, el vuelo MH17 de la compañía Malaysia Airlines se estrelló en Ucrania durante un conflicto bélico entre fuerzas locales y separatistas prorrusos. La causa de la tragedia tiene versiones contrapuestas, atribuyéndose al impacto de un misil tierra-aire o un ataque de un caza ucraniano. Las dudas persisten y ambos bandos siguen culpándose mutuamente, pero lo cierto es que los 283 pasajeros y 15 miembros de la tripulación a bordo del Boing 777-200, que cubría la ruta Amsterdam–Kuala Lumpur, fallecieron.

Dentro las víctimas se encontraban 108 científicos que se dirigían a la XX Conferencia internacional del Sida que se llevó a cabo en Melbourne (Australia) días más tarde. Uno de ellos era el doctor Joep Lange, uno de los máximos referentes en el estudio y manejo del VIH, una mente brillante según sus pares y pionero en la implementación de un innovador tratamiento de inicio temprano contra la enfermedad, mediante el uso de tres fármacos antirretrovirales. El investigador, nacido en Países Bajos, buscaba reducir la carga viral a niveles indetectables por el mayor tiempo posible, mejorando la calidad de vida de los pacientes. Con el paso de los años, su estrategia se convirtió en la terapia estándar contra la infección.

La catástrofe sembró incertidumbre sobre los avances que podrían lograrse en este campo sin los destacados virólogos. Fue un día triste, una gran pérdida, sin embargo, la ciencia supo levantarse y ahora mira con esperanza los caminos que se abren en el abordaje del VIH.

Coincidiendo con la Conferencia de retrovirus e infecciones oportunistas, realizado de forma virtual como consecuencia de la COVID-19, la revista The Lancet HIV (DOI: 10.1016/S2352-3018(20)30069-2) publicó un estudio que detalla el caso de un segundo paciente recuperado del virus de la inmunodeficiencia humana.

Se trata del denominado “paciente de Londres”, quien, 29 meses después de someterse a un trasplante alogénico de células madre, no muestra replicación del virus en su organismo. Su nombre es Adam Castillejo, venezolano de 40 años que vive hace dos décadas en Inglaterra, donde se le detectó un linfoma de Hodgkin, ingresando a pabellón en 2016 para recibir células madre hematopoyéticas de un donante con una mutación homocigótica en el coreceptor del VIH, CCR5 Delta 32. Transcurridos 16 meses, los médicos interrumpieron el tratamiento antirretroviral y, en marzo del 2019, publicaron un estudio en la revista Nature (DOI: 10.1038/s41586-019-1027-4) donde demostraban que la supresión viral se mantuvo durante otros 18 meses, convirtiéndolo en el segundo caso de "remisión a largo plazo".

La idea de recurrir a esta estrategia procede del “paciente de Berlín”, Timothy Brown, quien estaba infectado por VIH y presentó una leucemia mieloide aguda. Para tratarla, se sometió a dos intervenciones para recibir células madre hematopoyéticas con la misma mutación homocigótica, una característica que impide la entrada del virus en las células diana del VIH, los linfocitos T CD4 periféricos. Su recuperación fue doble, ya que dejó atrás la leucemia y lleva 13 años sin rastro del VIH.

A ellos podría sumarse un tercer individuo, conocido como el “paciente de Düsseldorf” y también receptor de trasplante de médula ósea, el cual suma 14 meses sin virus en ausencia de medicación antirretroviral.

“Estos resultados representan el segundo caso de un paciente recuperado del VIH. Nuestros hallazgos muestran que el éxito del trasplante de células madre como una cura para el virus, reportada por primera vez en el paciente de Berlín, puede ser replicada”, comenta Ravindra Kumar Gupta, profesor de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) y autor principal del estudio.

El equipo de investigadores sostiene que, en comparación con el tratamiento utilizado en el “paciente de Berlín”, el caso de Adam Castillejo representa un paso más hacia un enfoque de tratamiento menos agresivo, mostrando que la remisión a largo plazo del VIH se puede alcanzar utilizando regímenes farmacológicos de intensidad reducida, con solo un trasplante de células madre y sin irradiación total del cuerpo.

“Esta intervención tiene un elevado nivel de mortalidad, ya que en promedio un 45% de los pacientes no logra sobrevivir. Es una terapia de alto riesgo y solo se utiliza como último recurso para las personas con VIH que también tienen neoplasias hematológicas potencialmente mortales. Por lo tanto, no es una alternativa dirigida a individuos que están en tratamiento antirretroviral, una opción de fácil acceso, baja toxicidad y con pocos efectos adversos que les puede ofrecer la posibilidad de vivir sin problemas y de forma saludable si se medican adecuadamente. Sin embargo, este abordaje experimental puede proporcionar información sobre una cura definitiva y a eso estamos abocados”, agrega.

Su opinión es compartida por la doctora Claudia Cortés, académica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile e integrante del grupo CHAIR (Center for HIV/AIDS Integral Research): “esta no es la forma de curar el VIH masivamente, es una nueva ventana que se abre para nuevas líneas de investigación. Este paciente ya se había tratado con quimioterapia, y el trasplante de médula ósea se hace cuando no hay otra opción terapéutica, porque tiene muchos riesgos implícitos, una mortalidad bastante alta y puede tener complicaciones graves”.

Para Dimitra Peppa, coautora y miembro de la Universidad de Oxford (Reino Unido), “los pacientes de Berlín y Londres son ejemplos del uso del gen CCR5 en terapias curativas fuera de la edición de genes. Todavía hay muchas barreras éticas y técnicas, como la edición de genes, eficiencia y datos sólidos de seguridad, que deben superarse antes de cualquier enfoque. El uso de la edición de genes CCR5 puede considerarse como una estrategia de recuperación escalable para el VIH”.

Un avance relevante, mirado con interés y cautela por la comunidad científica, pero que sin dudas puede abrir en el mediano plazo una puerta a la terapia génica como herramienta que conduzca a la erradicación de una enfermedad que ha provocado millones de víctimas.

Por Óscar Ferrari Gutiérrez