SAVALnet EC

https://www.savalnet.ec/mundo-medico/reportajes/terapia-acustica-de-racimo-contra-el-cancer.html
06 Enero 2020

Terapia acústica de racimo contra el cáncer

Innovador tratamiento, que se encuentra en la primera fase de ensayo clínico, administra grupos microscópicos de burbujas y gotas de líquido cargadas por fármacos antineoplásicos mediadas por ultrasonido.

El cáncer es la segunda causa más frecuente de muerte en el mundo. Tanto así que una de cada seis defunciones se debe a esta enfermedad, lo que se traduce en 9,5 millones de defunciones anuales y un promedio de 26.000 personas fallecidas por día.

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, órgano intergubernamental que forma parte de la Organización Mundial de la Salud, calcula que en América Latina y el Caribe el número de nuevos casos aumentará un 32%, superando los cinco millones en 2030, principalmente por el envejecimiento de la población y la transición epidemiológica.

Según el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos existen factores de riesgo asociados al desarrollo de hábitos o la exposición a determinados agentes que pueden aumentar la probabilidad de padecer cáncer. En este sentido, se ha demostrado que el 25% de los casos en los países de ingresos medios y bajos son ocasionados por infecciones crónicas, entre ellas las causadas por Helicobacter pylori, virus de las hepatitis B y C, virus del papiloma humano y por el virus de Epstein-Barr; y que alrededor del 40% de todos los casos podrían prevenirse evitando factores de riesgo comportamentales como tabaco, consumo abusivo de alcohol, dieta poco saludable e inactividad física.

Esta alteración biológica es causada por cambios en los genes que controlan el funcionamiento de las células, especialmente, la manera en que crecen y se dividen. Estas mutaciones pueden ser hereditarios y tienden a afectar tres tipos de genes: proto-oncogenes, genes supresores de tumores y genes reparadores del ADN. La hipótesis más aceptada es que los tumores se originan cuando las células normales pierden el control de su proliferación celular.

A la hora de prescribir el tratamiento más adecuado, el que puede incluir cirugía, radio/quimio o una combinación de ellas, la evaluación clínica, el diagnóstico y la estadificación temprana siguen siendo clave. 

La quimioterapia es, actualmente, el procedimiento más utilizado para tratar distintos carcinomas, junto con las intervenciones quirúrgicas, pero su impacto suele ser muy severo, porque estos fármacos actúan tanto en las células benignas como malignas. Debido a la acción de los medicamentos sobre las primeras, pueden presentarse diversos efectos adversos como náuseas, vómitos, caída del cabello, disminución de células sanguíneas y otros menores, como falta de apetito, lesiones bucales o intensificación del color de la piel. 

En la última década, un grupo de investigadores de la Royal Marsden NHS Foundation Trust y del Instituto de Investigación del Cáncer de Reino Unido ha trabajado en una nueva técnica para la administración de fármacos mediada por ultrasonido, lo que podría ayudar a reducir los efectos colaterales de la quimio y mejorar su efectividad. 

Se trata de la terapia acústica de racimo (Acoustic Cluster Therapy), un método que consiste en la coadministración de quimioterapia y grupos microscópicos de burbujas y gotas de líquido, las que se activan con ondas de ultrasonido en la microvasculatura. En ese lugar, vía exposición a ultrasonido, se induce el crecimiento y dilatación de las paredes, lo que permite la extravasación y distribución de los fármacos antineoplásicos hacia las células cancerosas (DOI.org/10.1016/j.ultrasmedbio.2019.04.008).

En oncología, la toxicidad limitante de las dosis de quimioterápicos dificulta la eficacia de una amplia gama de medicamentos cuando se administran sistémicamente, lo que limita de forma severa la utilidad clínica de los mismos. Por lo que este innovador tratamiento podría, eventualmente, ayudar a dosificar la cantidad de fármacos, reduciendo así las dosis y potenciando la eficacia al dirigirla mejor al sitio donde se encuentra el tumor.

La Unidad de Desarrollo de Medicamentos de la Fundación Oak -que destina sus fondos a responder problemáticas mundiales, sociales y ambientales de fuerte impacto en la vida de las personas- está probando en un ensayo clínico temprano financiado por The Royal Marsden Cancer Charity de Reino Unido, cuyo objetivo es proporcionar datos sobre la eficacia del tratamiento y determinar qué tan segura es la terapia acústica de racimo en pacientes con tumores hepáticos que se han diseminado a intestinos o al páncreas (ClinicalTrials.gov number, NCT04021277).

Eventualmente, la técnica podría utilizarse para reducir el tamaño de los tumores antes de la cirugía, haciéndolos removibles y ofreciendo una posibilidad potencial para que más pacientes sanen. 

Si el ensayo tiene éxito, la terapia acústica de racimo podría ser evaluada en ensayos clínicos más amplios o en otros tipos de carcinomas. Jeffrey Bamber, profesor de física aplicada a la medicina del Instituto de Investigación del Cáncer de Reino Unido, uno de los investigadores a cargo de este ensayo y de trabajos anteriores sobre el tema (DOI: 10.3389/fphar.2019.01299) destacó que esta es “una tecnología de 'apertura de puerta' muy emocionante. Ver cómo ha progresado al punto de que está siendo evaluada, por primera vez, en pacientes es un gran logro, que nos ha ayudado a concentrar de mejor manera el medicamento dentro del tumor afectando en menor grado al resto de las células del cuerpo”. 

“Este es un trabajo que involucra el esfuerzo de radiólogos, físicos y enfermeras que trabajan en equipo para brindar tratamiento y apoyo al paciente durante todo el proceso. A largo plazo, esperamos que esta ciencia sea de particular beneficio en tumores difíciles de tratar, como los del páncreas”.

La administración de medicamentos dirigida por ultrasonidos es un enfoque terapéutico de vanguardia con un gran potencial de mejorar drásticamente los resultados de los pacientes, al dirigir los antineoplásicos hacia donde está localizado el tumor, lo que abre una nueva esperanza para la lucha contra esta enfermedad.

Por Carolina Faraldo Portus